...
14.3 C
Dominican Republic
InicioOPINIÓNTVCOLUMNA NACIONAL: GOP agita por una guerra contra México

COLUMNA NACIONAL: GOP agita por una guerra contra México

No existe una frontera en el mundo que se parezca a la que existe entre Estados Unidos y México: una nación rica e industrializada que comparte una frontera de 2,000 millas con un país en desarrollo que apenas puede sacar a sus millones por encima del nivel de pobreza de subsistencia. Es como si Francia hiciera frontera directamente con Argelia o Alemania con Somalia.

Los escritores estadounidenses, desde Ambrose Bierce, quien desapareció durante la revolución mexicana de 1913, hasta Cormac McCarthy, cuyo libro «All the Pretty Horses» describió a México como una tierra de encanto y violencia mortal, siempre la han visto como una tierra de extremos. La película de Sam Peckinpah de 1969 “The Wild Bunch” dramatiza una violencia casi fantasmagórica.

El brillante poeta y ensayista mexicano Octavio Paz sostenía que la incomprensión mutua entre los dos países era permanente e inevitable. El legado de Estados Unidos, escribió Paz en “El laberinto de la soledad”, “es la democracia, el capitalismo y la revolución industrial”, mientras que el de México es “la contrarreforma, el monopolio y el feudalismo”.

La creencia estadounidense en la inevitabilidad del progreso realmente no existe allí, aunque la mitad de la población mexicana probablemente emigraría a “el Coloso del Norte” si pudiera.

Una vez visité la casa de un trabajador temporal en un remoto y pintoresco pueblo de Jalisco —un “inmigrante ilegal”, por así decirlo— cuya madre insistió en que todo el pueblo lo seguiría a California si podían.

“Todos, todos, todos”, dijo. “No hay nada para nosotros en México”. (“Todos nosotros. No hay nada para [gente como] nosotros en México”).

Entonces, naturalmente, los republicanos quieren bombardearlos. Porque, por supuesto, nada ha tenido tanto éxito como la cacareada guerra contra las drogas de Estados Unidos, y el aspecto varonil y belicoso es Job One entre los políticos republicanos. Escribiendo en The Atlantic, el ex redactor de discursos de George W. Bush, David Frum, compila una lista alarmante de políticos conservadores que piensan que la mejor manera de solucionar la eterna crisis en la frontera entre Estados Unidos y México es bombardear y/o invadir ese país.

Supuestamente, el candidato Trump ha pedido a sus asesores un plan de ataque. Su mini-rival, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, ha propuesto un bloqueo naval de los puertos mexicanos. La idea es interceptar las sustancias químicas que usan los cárteles mexicanos de la droga para fabricar fentanilo. (Sugerencia: eche un vistazo a un mapa que muestra las miles de millas de costa de ese país en el Mar Caribe, el Océano Pacífico y el Golfo de México. La sugerencia de DeSantis es absurda a primera vista).

Los senadores republicanos respiran humo y fuego. El año pasado, el senador Tom Cotton de Arkansas escribió un artículo de opinión en el New York Times argumentando: “También podemos usar operadores especiales y unidades tácticas de élite en las fuerzas del orden para capturar o matar a los capos, neutralizar a los lugartenientes clave y destruir los súper laboratorios del cártel y infraestructura organizativa. Debemos trabajar de cerca con el gobierno mexicano… pero no podemos permitir que retrase o obstaculice esta campaña necesaria”.

Lindsey Graham, de Carolina del Sur, argumenta que “nuestra nación está siendo atacada por potencias extranjeras llamadas cárteles de la droga en México… Están en guerra con nosotros. Tenemos que estar en guerra con ellos”. El senador de Luisiana, John Kennedy, ha instado a los ataques militares contra los cárteles de la droga respaldados por la “furia y el poder de Estados Unidos”.

Alguien tendrá que decirme dónde y cuándo una nación ha bombardeado para salir de una crisis de adicción a las drogas. Pero entonces, tuve la gran ventaja de viajar en helicópteros del Ejército Mexicano hace más de 40 años durante la Operación Cóndor, cuando la droga que mataba a los estadounidenses era la heroína y los cárteles eran principalmente un problema regional en el estado de Sinaloa.

Pensé que deberían llamarlo Operación Pato Muerto, porque las autoridades no tenían ninguna posibilidad de erradicar las amapolas de heroína cultivadas por campesinos indigentes de un área remota de la Sierra Madre tan grande como California, donde la autoridad gubernamental apenas existía.

De hecho, nunca he conocido a un mexicano que crea que el gobierno de ese país tiene la voluntad o la capacidad de erradicar el contrabando de drogas mientras los yanquis sigamos comprando las cosas. Ni siquiera Roberto Montenegro, el valiente reportero mexicano que arregló mi viaje en helicóptero y que fue asesinado en la plaza de la catedral de Culiacán un par de meses después de mi partida.

Esto también, como señala astringentemente Frum: los mexicanos tienen una democracia y pueden votar. Es más, saben mucho más sobre nosotros que nosotros sobre ellos, y la mayoría siente que los hemos corrompido más que al revés. Ningún político mexicano puede darse el lujo de que se le considere que apoya un insulto estadounidense a la soberanía de ese país.

“Los mexicanos se están muriendo”, señala Frum, “debido a las compras de drogas estadounidenses. México tiene alrededor de un tercio de la población de los Estados Unidos, pero cuatro veces la tasa de homicidios”. La mayoría está muriendo en guerras de bandas por la cuota de mercado. “¿México hace muy poco para detener el flujo de opioides hacia el norte? Estados Unidos no hace nada para detener el flujo de armas hacia el sur”.

Todo ciudadano mexicano conoce este refrán: “Pobre México, tan lejos de Dios, tan cerca de Estados Unidos”.

Debe leer
Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí